09
Sep
08

La porra del bosón de Higgs

Personalmente no me gusta el Modelo Estándar, no por nada pero más allá de la Electrodinámica Cuántica lo veo como si me estuvieran timando. Lo sé… sé que funciona condenadamente bien y que explica como ninguna otra teoría conocida las interacciones de las partículas a energías razonables. Pero no me gusta. Aunque de momento es lo único que funciona (Teoría de la Relatividad aparte)

Demasiados parámetros libres, demasiadas partículas, condiciones especiales que hay que forzar para que el universo se vea como es en la actualidad, incapacidad para reformular a la gravedad en una teoría cuántica de campos… Por si fuera poco a la hora de la verdad sus matemáticas comienzan a resultar “feas”. ¿Qué tenía de malo SU(5)? Era un buen grupo, sencillo, y lo suficientemente grande como para alojar a todo el mundo. ¿Qué sucederá si LHC no confirma las teorías de unificación basadas en SO(10)? El plan B es todavía más extraño, ¿el exótico E8?

Siempre consideré un poco artificial el principio unificador del Modelo Estándar, una ruptura espontanea de un simetría cada vez más rebuscada. Más allá de eso todo son conjeturas y teorías cuya confirmación experimental resulta dudosa: teorías de cuerdas, twistores… El Modelo Estándar tiene el mal aspecto de parecer siempre algo provisorio, un paso necesario en el camino de encontrar una teoría más simple y general. Como todo, el Modelo Estándar quedará desfasado, llegará un momento en que pase a formar parte de los manuales de Historia de la Ciencia, aunque se siga usando en los aceleradores de partículas o en la física de altas energías como aproximación razonable. Le pasará otro tanto a la Teoría de la Relatividad, mi gran admirada, mal que me pese.

Pieza clave en todo esto es el bosón (o campo) de Higgs. Es la única partícula del Modelo Estándar que no ha sido detectada y que resulta necesaria para explicar convenientemente la ruptura espontanea de simetría y la masa de de las partículas. El Modelo Estándar no predice una masa para el bosón de Higgs, pero las perspectivas más favorables han quedado descartadas al no detectarse en el acelerador LEP (el predecesor del LHC). O el bosón de Higgs no existe o tiene una masa elevada, pero cuanto más elevada sea la masa del bosón de Higgs más problemático resulta el Modelo Estándar y las teorías de unificación. Todavía es posible encontrarlo dentro de márgenes razonables, en torno a 120 GeV, más allá de eso el bosón de Higgs, si se encuentra, resultará tan extraño e inclasificable como un perro verde… y los perros verdes no existen (el mío es color canela).

El bosón de Higgs es caza mayor, el objetivo número uno del LHC, el equipo que lo encuentre se llevará el Nobel, y la fama.

Resulta atractivo poco antes de que LHC sea operativo hacer una porra: qué masa tendrá el bosón de Higgs y cuándo será encontrado. Todas las hipótesis resultan posibles, desde una pronta detección en los primeros meses de funcionamiento del LHC, y dentro de un margen de masas adecuado; hasta su fantasmal y frustrante desaparición incluso en las elevadas energías que proporciona LHC.

Ahí va mi apuesta: el bosón de Higgs (o algo asimilable) terminará detectándose pero en un lugar equivocado, con una masa demasiado grande para encajarlo con facilidad.

El Modelo Estándar acabará desechándose… aunque sólo sea por feo.

Mañana a las nueve de la mañana comienza el espectáculo, aunque sólo será un aperitivo, se comprobará que los parámetros del LHC son los correctos al acelerar un haz de protones. Los fuegos artificiales comenzarán el mes que viene.


3 Responses to “La porra del bosón de Higgs”


  1. enero 28, 2011 a las 7:51 pm

    ¿Porqué hemos de partir siempre de una partícula para buscar el origen del universo?
    Que la física de partículas sea una consecuencia del universo ello no incumbe que sea también la posible causa.
    ¿Acaso el origen de dicha consecuencia no podría tratarse de un estado totalmente ajeno a lo que se postula en la física cuántica?
    ¿No estaría de menos analizar otras sensaciones que podamos percibir en nuestro entorno?
    Eínstein decía que el razonamiento es limitado y que la imaginación abarca el mundo entero.
    Razonar o comprender e aquí la cuestión.

    ¿Y si fuera un metabolismo cromático que activara el engranaje del universo?
    Si no viéramos realmente nada, no veríamos ni la propia oscuridad.

    Cuando miro el universo por la noche veo un fondo negro, salpicado por unos puntitos blancos que contrastan con dicho fondo.
    El negro por naturaleza es absorbente, el blanco emanante, o sea que son opuestos, y sin embargo se complementan, es como si uno diera razón de ser al otro.
    ¿Y si el cosmos funcionara igual?
    Un negro absorbente de forma indefinida e ilimitada contra unos puntitos blancos con formas definidas y limitadas.
    Si lo emanante poco a poco se agota (todas las estrellas tienen una vida limitada), como consecuencia el fondo negro es cada vez más oscuro, su tonalidad es más intensa y debido a ello su absorción aumenta.
    Si todo lo que se consume es limitado, la oscuridad se impondría tarde o temprano.
    El tono negro de la oscuridad, al ser cada vez más oscuro es más intenso, (un color es más intenso cuando su potencial de absorción o iluminación aumentan) como consecuencia su absorción aumenta: debido a ello las galaxias se separan cada vez más rápidamente. A mayor absorción más velocidad de expansión.
    Los fotones cada vez más difuminados producto de las formas emanantes ya consumidas, están limitados a una velocidad límite: la de la luz.
    La absorción oscura podría superar la velocidad de la luz, la relatividad no la afecta ya que esta absorción no depende de la materia ni de la energía sino de su propio cromatismo.
    Sería una fuerza producida por su propio contraste cromático de absorción frente a otra totalmente opuesta de emanación.  Como consecuencia, todas las correlaciones siguientes que pertenecen a cada uno, también han de ser contrarias.
    Un fotón emanante con velocidad limitada ha de ser de efectos contrarios al fondo que lo absorbe; como opuesto la absorción no ha de tener límite de velocidad.
    Si el fondo llega a ser más rápido que el fotón la luz que emite no se propaga, ya que correría más lenta, se emitiría pero no se propagaría. A partir de aquí en el universo se impondría la oscuridad absoluta.
    Pero un fondo oscuro por el mero hecho de ser oscuro no puede dejar de absorberse respecto a si mismo, las galaxias se expanden debido a su absorción, no porque ellas se muevan.
    La absorción cromática ha de poseer un tono, matiz e intensidad y como consecuencia también una saturación.
    Si el fondo negro oscuro llegara a saturarse, es decir que no admitiera mas  color debido a una intensidad muy elevada de su propia oscuridad, ¿qué pasaría con la absorción sobrante?
    ¿Podría producirse una presión de la saturación contra la absorción?
    Toda presión genera calor. Un fondo oscuro ilimitado con tonalidad negra saturada, donde reina un frío sino casi absoluto, produciría una presión contra su propia absorción, condensaría la temperatura reactivándose en calor.
    Sería un Big Bang en todo el espacio y no en un punto del espacio, es absurdo explotar en un punto del espacio cuando se tiene todo un espacio para hacerlo.
    Debido a este proceso el universo puede depurarse contra la entropía o esparcimiento de la materia limitada, al enfrentarse contra su propio contraste, este espacio infinito e ilimitado y que mejor representado que su propia oscuridad.
    La oscuridad se manifiesta ante nosotros sin gastar energía, pagamos recibo de luz pero no de oscuridad, sino consume no gasta como consecuencia de ello puede ser un estado eterno.
    En un cuarto oscuro perdemos la noción de la forma, prueben de darle un volumen a la oscuridad: el resultado es infinito.
    El universo se compone de dos partes, opuestas y complementadas: una como estado infinito e ilimitado una oscuridad absorbente repulsiva a la gravedad, y otra emanante con elementos finitos y limitados, materia-energía afectada por la gravedad.
    El hecho de depurarse respeta la 2º ley de la termodinámica ya que no es lo mismo  que destruirse.
    Aparte de las fuerza fundamentales que rigen el cosmos, resolveríamos muchas dudas si tuviéramos en cuenta la fuerza del contraste cromático que se produce en él. La gravedad podría ser consecuencia de dicha absorción cromática y no de una partícula cuántica (bosón de Higgs).
    El color es independiente de la materia y de la energía. Es tono, intensidad y satuación. Es cromatismo.
    Esta teoría sería válida si se admitiera que el color fuera independiente del cerebro y no una sensación creada dentro él.
    La evolución no admite creaciones. ¿A caso no sería egocéntrico decir que el color es solo una creación exclusiva del cerebro? Al igual que la materia, la energía y el vacío, ¿por qué no puede formar parte del patrimonio universal?actuando en consecuencia no solo para nosotros sino para el universo entero.
    http://www.cromacosmos.wordpress.com

  2. febrero 5, 2011 a las 5:57 pm

    En la frase “razonar o comprender he aquí la cuestión” me he dejado la “h” disculpen mi despiste gramatical. Hasta pronto gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: