03
Oct
08

Hágase usted mismo una máquina del tiempo (2)

INSTRUCCIONES

PASO 2

Llegado a esta paso usted dispondrá de una pasta (o plasma) de quarks y gluones, excepcional modo de agregación de la materia caracterizado por la ausencia de partículas nucleares que han quedado desintegradas en sus componentes últimos. Es un estado increíblemente maleable, una “pasta maravillosa” de la que puede salir cualquier cosa. Comenzamos a situarnos cerca de la llamada barrera GUT, condiciones energéticas en la que la distinción entre las tres interacciones fundamentales descritas por la Teoría Cuántica de Campos, queda totalmente olvidada. El electromagnetismo, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte son indistinguibles ya que son una y trino, es decir, una única interacción unificada. Para entenderla convenientemente hacen falta teorías al uso, que el interesado podrá encontrar en otros manuales de instrucciones, como SO(10), o E6. No recomendamos al interesado manuales más simplificados como SU(5), puesto que han quedado a día de hoy completamente desfasados.

En cualquier caso nuestro objetivo es ir más allá, trasformar la pasta de quarks y gluones en algo todavía mejor y hasta cierto punto desconocido. De manera que el usuario podrá olvidar de momento los manuales citados.

Si el usuario ha utilizado en el primer paso un colisionador de Escala de Planck (1.22 x 104 TeV), podrá saltarse este segundo paso y pasar directamente al PASO 3. Adelantamos que próximamente elaboraremos un detallado manual de instrucciones para construir un potente acelerador-colisionador de Escala de Planck, y ahorrar de esta manera el complicado proceso de agenciarse uno nuevo o de segunda mano. Así mismo, si la hipótesis de las dimensiones ocultas es cierta, y el usuario ha utilizado un acelerador que alcance energías de supersimetría (entre algunos Tev y cientos TeV, aunque la barrera no se sabe exactamente dónde puede estar), también podrá pasar directamente al PASO 3, lo cual podrá ser notado gracias a los fenómenos que especificaremos al final de este segundo paso.

Lo más normal es que el usuario haya utilizado un acelerador medio, quizá alguno marca LHC, que puede funcionar a energías de 14 TeV; en este caso tendrá que seguir las siguientes instrucciones:

Una vez en formada la pasta de quarks y gluones es necesario confinarla para conseguir densidades energéticas que se acerquen a la escala de Planck; para ello utilizaremos como método un proceso análogo al que se utiliza para confinar plasmas ordinarios, y que también es utilizado en aparatos de uso cotidiano como las máquinas Z, que fabrica Sandia Inc: pinzamiento magnético. El confinamiento por pinzamiento ha dado lugar a las temperaturas de plasma más altas conocidas, aunque durante un tiempo muy breve; el esquema de funcionamiento es fácil de explicar.

Un plasma es un conductor eléctrico que genera un campo magnético, un potente campo magnético externo puede generar una corriente en el plasma, la cual genera otro campo magnético opuesto al externo; esto causa un pinzamiento o “pinch” que logra confinar el plasma a temperaturas tremendas.

Nada impide que este procedimiento pueda ser usado en un plasma de quarks y gluones, eso sí, las escalas de magnitud se verán tremendamente aumentadas en varios órdenes, con el consiguiente coste económico. En las máquinas Z una batería de condensadores logra producir pulsos de unos 50 terawatts; para lograr confinar el plasma a la escala de Planck haría falta algo mucho mayor, algún dispositivo termonuclear sería algo con lo que empezar; el problema no es tanto la energía requerida, como concentrarla en una fracción muy pequeña de espacio. Nosotros proponemos una serie de dispositivos termonucleares dispuestos de manera esférica capaces de hacer implosionar magnéticamente el plasma, se puede comprar para ello unos cuantos ICBM MX o SS-18 y utilizar sus cabezas nucleares (acaba de salir al mercado el nuevo Topol M, pero todavía resulta algo caro).

Si hay suerte y existen dimensiones ocultas, éstas se harán sentir a energías bastante menores que la energía de Planck; el efecto de las dimensiones espaciales adicionales es aumentar considerablemente la interacción gravitatoria y conseguir que ésta se imponga sobre las demás interacciones.

Una vez conseguido un plasma hiperdenso comenzaran a generarse de manera espontanea micro agujeros negros y micro agujeros de gusano, cuya presencia podrá ser detectada por la emisión de partículas altamente energéticas que los citados micro agujeros emiten en virtud de la Radiación Hawking, y que acaba con ellos de manera fugaz. Pero son agujeros reales, no virtuales, y por tanto podrán ser aprovechados. Es el momento de elegir uno de cualquiera de los agujeros de gusano y seguir con el PASO 3.

PASO 2: Accionar el mecanismo termonuclear de confinamiento magnético sobre el plasma de quarks y gluones hasta que aparezcan micro agujeros de gusano.

PRECAUCIONES: Usar ropa protectora, estar convenientemente alejado. MUCHO CIUDADO, el pinzamiento magnético es muy inestable, si comienzan a emitirse gran cantidad de partículas subatómicas durante el colapso del plasma, apagar y repetir (si se puede).

02
Oct
08

Hágase usted mismo una máquina del tiempo (1)

HOW TO

Propongamos un medio seguro. Hay diversas maneras de viajar en el tiempo, algunas de ellas fantásticas, otras peligrosas, y hasta temerarias (no recomendamos a nadie intentar transitar una de las líneas temporales cerradas que circundan las singularidades en algunos agujeros negros rotatorios si no se quiere ser desintegrado por las tensiones gravitatorias).

El método propuesto será seguro y permitirá un tránsito sin problemas (aunque los autores no aseguran que no aparezcan posibles efectos gástricos que pueda originar el viaje, a día de hoy no ha sido probado). Así mismo se han desestimado otras posibles formas de “viaje en el tiempo”, como la administración por vía oral de comprimidos de Psychomid, asunto este discutido y sobre cuyos “viajes” los autores no deberían hablar a riesgo de sufrir algún desagradable plagio.

El precio a pagar por la seguridad y el confort será sin embargo la posibilidad; lamentablemente nuestro método no deja margen posible para un viaje al pasado (reciente o remoto). El salto siempre se producirá hacia delante, el estado actual de la física y las matemáticas no permiten otra alternativa, dejando para un futuro desarrollo de la gravedad cuántica semejante posibilidad. De todas formas sí será posible realizar el tránsito en ambos sentidos, y viajar así hacia el pasado (haciendo frente a las consiguientes paradojas, si así se desea), pero será un pasado que tendrá como tope el tiempo de fabricación del artefacto. Dicho sea de paso, queda de esta manera impugnada en parte la célebre objeción de Stephen Hawking que argumentaba que los viajes en el tiempo no son posibles ya que no encontramos a pretendidos viajeros del tiempo en momentos estelares de la historia; no los encontramos puesto que el kit de montaje de la máquina del tiempo que aquí presentamos únicamente tiene la opción antes mencionada.

Queremos hacer notar que no nos hacemos responsables (ni individualmente, ni de manera colectiva como Compañía) de los posibles perjuicios que la construcción de la máquina que presentamos pueda tener en la economía del posible interesado; insistimos en que, si bien la descripción de su construcción es gratuita, la adquisición de materiales y construcción propiamente dicha correrá a cargo del interesado; lamentablemente creemos que supondrá un muy oneroso dispendio el llevar a cabo todos los pasos, mucho más en la actual situación mundial de falta de crédito. En cualquier caso, aseguramos que nuestro método es fiable (las matemáticas nos avalan) y seguro (esto lo avalamos nosotros).

INSTRUCCIONES

PASO 1

Sin duda alguna la mejor manera de lograr un salto en el tiempo es construyendo un agujero de gusano estable y transitable. En contra de lo que mucha gente opina, los agujeros de gusano son bastante antiguos en la física teórica y en matemáticas. Mucho antes de que Kip Thorne y su equipo se pusieran a estudiarlos en los años noventa, ya se conocía algo similar aunque con otro nombre: el puente de Einstein-Rosen. Es una hipotética manera de conectar, atravesando una singularidad, dos regiones del espaciotiempo inconexas, en este caso un agujero negro y un agujero blanco, que aparecen como extensión analítica de la solución de Schwarzschild de las ecuaciones de Einstein. Sin embargo el puente Einstein-Rosen es un agujero de gusano con singularidad, algo que lo hace extremadamente peligroso; o dicho de otro modo, un puente de Einstein-Rosen es en lo que acaba un agujero de gusano inestable, cuando sus paredes se colapsan en un punto de densidad infinita. Pero no queremos eso.

Un agujero de gusano es un espaciotiempo de topología no trivial, un viejo concepto matemático que se hace realidad gracias a las matemáticas de la Relatividad General. Kip Thorne estudio las condiciones físicas que harían posible un agujero de gusano. Elaboró un modelo sencillo, dos regiones planas de espaciotiempo unidas por una garganta de frontera esférica tridimensional. En dos dimensiones es más fácil visualizarlo:

En conjunto el espacio resultante es múltiplemente conexo, donde existen curvas cerradas que no se pueden reducir a un punto. El problema es qué tipo de densidad de energía haría que las paredes de la garganta no colapsasen en un puente de Einstein-Rosen. La respuesta no es demasiado complicada, basta usar las ecuaciones de Einstein al contrario. Suponer la métrica más simple para la garganta que haga posible el paso de observadores en ambos sentidos, y ver qué tipo de de energía es capaz de sostenerla. El resultado es desconcertante: energía negativa, algo de lo que habrá que preocuparse en pasos posteriores.

Sobre agujeros de gusano habrá tiempo de hablar en alguna otra ocasión, pero baste decir que para empezar a construir una máquina de tiempo sólo es necesario poseer un agujero de gusano que habrá que modificar después. No importa que la boca de destino no apunte al lugar que queramos, eso se puede arreglar, sólo hay que cazar uno.

El vacío bulle continuamente de agujeros virtuales de existencia efímera, durante fugaces instantes de tiempo el principio de incertidumbre de Heinserberg aplicado al tiempo y la energía permite que se colapse la suficiente energía en un punto como para producir un gusano efímero que desaparece tan rápidamente como se crea, el préstamo es demasiado breve como para usar un gusano virtual, de manera que se necesita un agujero real.

Sólo es necesario concentrar suficiente energía en un punto para que la gravitación se imponga a las demás interacciones y logre curvar en espciotiempo de manera caprichosa, de esta forma lo que sucede de forma virtual deviene en real, cosa que sería mucho más fácil si el espacio fuera multidimensional, y merced a un despliegue de las dimensiones ocultas esto pueda ocurrir antes de la Escala de Planck. Un gran acelerador-colisionador es más que suficiente, a ser posible hadrón-antihadrón (uno del tipo partícula alfa-antipartícula alfa sería ideal), y de energías del orden de centenares de Tev.

PRIMER PASO: Poner en funcionamiento el acelerador a máxima potencia y hacer que colisionen partículas pesadas para conseguir un pasta de quarks y gluones a energías próximas a la escala de Planck o al menos a energías de supersimetría en el caso de que existan dimensiones ocultas.

PRECAUCIONES: Usar ropa protectora. NO TOCAR el plasma de quarks y gluones.

30
Sep
08

El Modelo Estándar

Cualquier partícula del Modelo Estándar en versión peluche en este sitio. Todos los tamaños y colores, uno puede usarlas como cómodos objetos decorativos o liarse a mamporros bosón de Higgs en mano.

30
Sep
08

CronoPol

Semeja ser una institución poderosa, sus tentáculos se filtran en los rizos más escondidos del Tiempo. Sus aviesos agentes se esconden, agazapados y convenientemente disimulados, en bucles, agujeros de gusano, y cualquiera de las varias formas que la matemática permite para burlar y confundir la monótona e implacable marcha del segundero… siempre hacia delante, convirtiendo en cenizas –siempre olvidadas- el tiempo ya pasado, haciendo del devenir un flujo que huye de la memoria… una sorda condena, una lenta muerte.

Apresan a los incautos que pretenden violar la inamovible Ley del Tiempo. Nadie sabe qué hacen con ellos, ni a dónde los llevan… ni cuándo. Nadie sabe dónde están aquellos que han osado violarla, y escapar así de esa cadena, matar al Tiempo y convertirlo en burlón juego. Hacer del Tiempo, simplemente tiempo, espacio.

Es la temible CronoPol, la Policía del Tiempo que creó el catedrático Lucasiano. Stephen Hawking.

Si las líneas temporales cerradas existen habrá que prohibirlas. Hawking enunció su Conjetura de Protección Cronológica (1992): “Parece existir una Agencia de Protección Cronológica que impide la aparición de curvas temporales cerradas y que de ese modo hace seguro el universo para los historiadores”, o de otro modo: “Las líneas temporales cerradas y los viajes en el tiempo no son posibles a nivel macroscópico, y en el mundo cuántico las condiciones para su aparición son sumamente improbables”. Al menos tuvo la prudencia de llamarla Conjetura y no Ley, aunque lo más propio hubiera sido llamarla simplemente hipótesis.

La Conjetura de Protección Cronológica siempre me sonó a hipótesis ad hoc. Una manera de cerrar los ojos y mirar hacia otra parte, o esconder debajo de la alfombra lo que las matemáticas muestran. Que si en el modelo cosmológico de Gödel aparecen las líneas temporales cerradas, la física debe prohibirlas de alguna manera… pero no se dice cómo. Que si en los agujeros negros de Kerr también aparecen, pues lo mismo. Es como decir: de acuerdo, es posible que bajo determinadas circunstancias los agujeros de gusano se den el mundo cuántico, de hecho la energía negativa (algo imprescindible para formar un gusano) existe de alguna manera (efecto Casimir), pero en cualquier caso su estabilidad sería efímera; y de todas formas algo impide amplificar esos fenómenos cuánticos al mundo macroscópico, las soluciones de las ecuaciones de Einstein como la de Gödel son poco menos que una curiosidad sin significado físico.

Sin embargo las matemáticas de las ecuaciones de Einstein dan lugar a cosas muy extrañas, incluso más que la solución de Gödel. ¿Por qué rechazar de principio esos bucles temporales?

La gravedad cuántica tendrá la última palabra. Los argumentos que aseguran la inestabilidad de cualquier agujero de gusano mezclan teoría cuántica con gravedad clásica, es en cualquier caso una descripción como mínimo incompleta.

Pero podemos ensayar otra variante menos restrictiva de una Conjetura de Protección Cronológica, algo como: “Son posibles las líneas temporales cerradas y los saltos en el tiempo, por ejemplo a través de agujeros de gusano, pero se debe exigir coherencia, tanto lógica como física”. Sigue siendo una hipótesis, pero desde luego da más juego. Pueden darse situaciones extrañas, y desafiantes de la concepción clásica del Tiempo, podemos ensayar topologías curiosas y desviar el curso de la Historia, o de las pequeñas historias, ahora bien, no puede existir comida gratis, es decir, pase lo que pase no se pueden dar situaciones que violen la lógica, y tampoco las leyes físicas. Todo esto da suficiente margen para situaciones bastante interesantes, y paradójicas. Pero paradójico no es igual a ilógico, ni a imposible, simplemente es extraño.

¿Cómo construir una Máquina del Tiempo? Próximamente en este blog, paso a paso y totalmente gratis. Freeware!

———————————————————————————————————————-

La CronoPol de Hawking no parece funcionar demasiado bien, si uno busca (o incluso sin buscar) se pueden encontrar rizos en el tiempo, casi imperceptibles, que no han sido perseguidos y rectificados por la CronoPol. Un ejemplo encontrado casi al azar:

Leído en Los papeles póstumos del Club Pickwick (cap. II): Snodgrass le pregunta a Jingle si ha estado en la Revolución de Julio de 1830, éste le cuenta que sí, aunque se hace difícil creerle, no sólo por la personalidad bufonesca de Jingle, sino porque la conversación tiene lugar en 1827.

Sigo buscando ejemplos, los hay a miles

28
Sep
08

Armstrong

NUEVA YORK-.En el día de ayer murió en su domicilio el físico nuclear norteamericano Michael Armstrong a los 82 años de edad, víctima de un cáncer de pulmón. Armstrong, fue mundialmente conocido en los años sesenta por su espectacular fuga fingida a la Alemania del Este (DDR) con el objeto de conseguir una fórmula clave para el desarrollo de motores nucleares. En 1966 Michael Armstrong fingió desertar a la DDR y aceptar un puesto como profesor en la Universidad de Leipzig, su objeto era, sin embargo, granjearse la confianza del profesor Gustav Lindt, cuyas investigaciones en este campo eran mucho más avanzadas, cosa que logró conseguir de manera casi rocambolesca, como cuenta en su autobiografía “Me and the Formula”.

El proyecto del motor nuclear, más conocido como Proyecto Gamma 5, no hubiera sido posible sin las aportaciones del profesor Armstrong, el cual no hubiera podido construirlo en tan poco tiempo de no mediar su aventura como espía en la DDR logrando en pocos días (“me lo dijo en la primera ocasión en que estuvimos solos, por pura vanidad”), que el profesor Lindt le revelara detalles necesarios para ello.

A las pocas semanas de que el mundo quedara consternado por la deserción de Armstrong, éste y su esposa lograron escapar de la DDR utilizando las redes que se habían organizado en aquel país para escapar de la dictadura (en concreto la red “π”). Jamás se supo si su aventura fue idea suya o si formó parte de una operación más amplia auspiciada por la CIA. Armstrong nunca quiso aclarar del todo esta cuestión.

Muere pues uno de los científicos más destacados del periodo de la Guerra Fría, aspecto de su biografía que ha ensombrecido sus grandes aportaciones científicas en el campo de la física nuclear, como el descubrimiento del llamado Efecto Armstrong o la llamada ecuación Armstrong-Newman que describe la dinámica de plasmas. Quizá fueron aquellos convulsos años de la Guerra Fría lo que impidió a Armstrong conseguir en su día el Premio Nobel, que sin duda siempre mereció.

DESCANSE EN PAZ

(Gracias… Paul)

27
Sep
08

Bits

Una fermata termina siempre…. Aunque uno jamás creería que fuera posible

27
Sep
08

Sosias

El ejemplo es bien conocido. Un tipo visita una pequeña ciudad, es un lugar pintoresco, pero particularmente aburrido. El mal tiempo le impide partir, y tras pasar la noche en un hotel se levanta con la sorpresa de que el mismo día se repite una y otra vez. Ha quedado atrapado en el tiempo, en un bucle temporal del que no logra salir. ¿Ejemplo de tiempo repetido o no?, ¿se trata de un bucle temporal? La respuesta es que no. A pesar de que el resto de los personajes repiten los mismos acontecimientos una y otra vez, tras cada iteración la situación no es la misma, algo varía: la memoria del protagonista, que va anotando con desesperación cómo cada día vuelve a despertar en el mismo instante. Tras cada iteración no volvemos al lugar de partida, sino a otro distinto caracterizado por los recuerdos del protagonista que asiste aterrado al espectáculo de ver como todo lo que le rodea -y no él- ha caído en un bucle temporal.

Repetición de sucesos en el tiempo y repetición del tiempo no es lo mismo. Es una confusión que resulta de identificar cambio y tiempo, de no atender a aquello que está más allá del cambio. Si el pasado debe regresar, de qué tiempo hablamos sino de los sucesos que se despliegan en este presente. El tiempo cíclico de los antiguos no es más que eso, una recurrente reiteración de los acontecimientos, de aquello que sucede ahora, en el tiempo presente. El eterno retorno no es sino retorno de aquello ya vivido, sabido, una persistencia de la memoria, y por ello mismo, nuevo acontecer: los sucesos reiterados son sin embargo distinguibles porque acontecen en tiempos distintos, acontecen en el tiempo. La repetición del tiempo es otra cosa, y apunta en una dirección distinta, en realidad apunta al mismo corazón del Tiempo, para liquidarlo.

Un bucle temporal sería indistinguible de un tiempo lineal, viviríamos con idéntica novedad todos los instantes repetidos, estaríamos en el lugar de los personajes que acompañan al protagonista de la película, esa memoria de la repetición estaría ausente, ya que volveríamos a caer una y otra vez en el mismo instante, el mismo tiempo, y no en un mismo acontecimiento vivido una y otra vez, que es lo que le ocurre al protagonista. Un bucle temporal sólo puede ser vivido desde fuera, como espectador.

¿Es esta la imagen correcta de interpretar una Línea de Tipo Tiempo Cerrada (CTC)? Gödel no lo vio así, me sorprende la interpretación que le dio cuando explicó sus modelos cosmológicos que las permitían. Cito de nuevo sus palabras: “Esta situación […] permite a uno viajar, por ejemplo, al pasado reciente de los lugares en los que él mismo ha vivido. Allí encontrará una persona que sería uno mismo en un periodo anterior a su vida”. ¿Por qué cree Gödel encontrar a un doble de sí mismo? ¿Cómo sería esto posible? Uno se imagina volviendo a repetir los mismos acontecimientos sin ser consciente de ellos, pero qué hace ese sosias ahí.

¿Dice encontrará o verá? ¿Encontrará o tendrá noticias de él?

Podemos optar por esta otra imagen intermedia. De repente un día uno se da cuenta de que alguien igual que él ya ha realizado las acciones que él tiene previsto hacer, incluso cambiando de opinión se da cuenta de que ese misterioso doble ya hizo eso que él acaba de hacer, es como un sombra que le antecede y que calca sus propias acciones futuras, pero que no logra atrapar. El doble está ahí, pero no le vemos, apenas logramos acechar su espalda… porque es yo mismo encerrado en un bucle.